CRIANDO A DOS,  SALUD POR DOS

Dolores de crecimiento

dolores_de_creciemiento

Los mellizos crecen y algunos más que otros. Ese es el caso de mi hijo varón, cuyo tamaño sorprende siempre a la pediatra que me explica que en la hoja de percentiles, desde hace más de un año ya no hay lugar para él, sencillamente porque se cae de la tabla con semejantes saltos!  Y es que mi pequeño de pequeño no tiene nada y mucho de grande y movidito. Con este crecimiento tan acelerado ya lleva más de 10 centímetros de diferencia con su hermana, cambiamos de zapatillas como de calcetines y en la calle no se pueden creer que sean mellizos!

En casa últimamente  tenemos a nuestro niño que se despierta por las noches llorando al grito de «Mami, pies!!» porque le duelen los pies y las piernas.

Y ¿qué dicen los especialistas?  el llamado «dolor de crecimiento» que, contrariamente a lo que indica su nombre, no es consecuencia del crecimiento (no está probado que el crecimiento de los huesos cause dolor) sino del uso muscular excesivo en niños muy activos y generalmente es más frecuente en niños que en niñas.

Al parecer los músculos en crecimiento se sienten tensos y se acalambren, especialmente después de mucha actividad.  Este tipo de dolor se suele calmar con reposo y descanso.

Pero el llamado «dolor de crecimiento» no es cuento chino ni teatro como piensan algunos. Es un dolor intermitente que tienen los niños un 25% de los niños y generalmente se presenta en dos períodos: desde los  3 años y luego desde los 8 a los 12 años .

Generalmente es experimentado por la noche cuando descansan y puede despertarlos, afectando a las dos piernas a la vez  y su duración es variable pero no se extiende en el tiempo. La exploración física en la consulta del pediatra es normal y el dolor responde bien a los analgésicos, a los estiramientos suaves, compresas calientes y a los dulces masajitos de mamá

Sin embargo, si el dolor es muy intenso o el área se siente dura, enrojecida o inflamada e interfieren con las actividades normales del niño, podría ser señal de un problema más serio y será conveniente consultar al pediatra.

(Visited 355 times, 5 visits today)

¡Tu comentario me hace muchísima ilusión! Gracias!!!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: